jueves, 2 de febrero de 2012

Reflexion IV


Hola Soñadores. Hoy os traigo una nueva Reflexión.

   No hay mayor engaño que el que nos hacemos a nosotros mismos, porque nunca aceptamos un no por respuesta, nunca queremos creer que no hay nada y nos aferramos a falsas ilusiones que poco a poco se destrozan como un cristal y se clavan y hacen daño.
   Y duele tanto que no paramos de llorar, aunque  el dolor sella las heridas,  las cicatrices siempre recuerdan el pasado.
   Y aunque lo que más quieres es reír, ser una nueva persona a la que no le importe nada, no puedes olvidar quien eres, no puedes olvidar que siempre que le extrañes volverás a llorar.
   Porque recordarle solo aviva el dolor y la ceniza que estaba quedando sepultada, pero no puedes echarle así como así de tu corazón, porque echarle a él significa echarte a ti.


¿Qué os ha parecido? 
Comentad ^.^


3 comentarios:

Sherezade dijo...

Hola!

Es triste, pero tienes razón, el mayor engaño es el que se hace uno mismo, y lo peor de todo es que nunca nos damos cuenta de eso hasta que es demasiado tarde.

Buena reflexión

Muchos besitos!

Rizel dijo...

Es tan cierto T^T
Y mentir es una mala costumbre, sin embargo a veces no puedo parar de hacerlo, y me engaño a mí misma diciéndome que es para protegerme.
Este tema es muy amplio :O
Me gustó :)
Besos. Rizel

Nuemiel dijo...

El autoengaño es un arma de doble filo.
Puede parecernos que con él nos estamos protegiendo, pero es todo lo contrario...
Me ha gustado la reflexión!
Saludos ;)