viernes, 12 de agosto de 2011

Reflexión 2



   Aunque no quieras darte cuenta está ahí llenándolo todo. Crees que no está o simplemente quieres ignorarlo, pero cuando se marcha todo es dolor y es que a veces se llega a un punto en el que nadie te entiende, ni tú misma puedes hacerlo, porque quieres apartarle de tu vida, pero no puedes, ya es demasiado tarde, tu corazón se ha ido aferrando a ilusiones que han destrozado la capacidad para ver la realidad, de ver que él no está en tu vida, no es más que otra piedra que se cruzó en tu camino, que deberías haber apartado ya y que ahora solo queda sufrir las consecuencias del dolor que produce.

1 comentario:

Lourdes dijo...

Es difícil, aunque creo que a la larga aprendes de la experiencia. El primer tiempo es el más duro, no hay que perder la fe y creer de nuevo en el amor. Un beso, Lou